Archives for August 2013

Fenómeno mediático o ministros

Por: Ivelisse Valentin Vera

No es nuevo que los ministros siempre han estado expuestos al reconocimiento y la vida pública. Con el paso de los años y la difusión masiva que brindan los medios de comunicación visual como la televisión y ahora la internet, aquellos y aquellas que han alcanzado mayor exposición se les ha llamado “fenómenos mediáticos”. Una generación altamente mediatizada y globalizada no hace acepción de la iglesia y nos obliga a asumir posiciones. Unos se resisten mientras otros abrazan indiscriminadamente los medios de comunicación masiva, sobre todo las redes sociales en la internet.

Read More

La Espiritualidad del consumo

En nuestros tiempos impera una «espiritualidad del consumo». Podemos parodiar a Descartes y afirmar que la persona postmoderna dice «compro, por lo tanto existo». Hoy el valor del ser humano se determina por el costo y la calidad de sus posesiones, específicamente de sus bienes inmuebles, de su auto, de los productos electrónicos que maneja, de su forma de vestir y de los grupos de pares con quienes se relaciona.

Jean Baudrillard, en su libro La société de la consommation, afirma que vivimos en una sociedad de consumo, definiendo este fenómeno como «un modo activo de relación (no solo con los objetos, sino también con la colectividad y con el mundo), un modo de actividad sistemática y de respuesta global sobre la cual se fundamenta todo nuestro sistema cultural».

Read More

La iglesia Postmoderna: un mosaico que se construye en la diversidad

Por: Ivelisse Valentín Vera

“A menos que la iglesia quiera convertirse en un pequeño enclave aislado que sólo hable a los suyos, necesitamos dar la bienvenida a la gente en particular a la mayoría sin-iglesia, con todas sus preguntas, incertidumbres, escepticismo y la honestidad, que requiere, en primer lugar, que les escuchemos sin juzgar y les entendamos sin condenar.”[1]

Al hablar de una noción de la iglesia en el siglo 21, debemos ir más allá de la definición de la iglesia de la Confesión de Augsburgo como una “asamblea de los santos en la que el Evangelio se enseña puro y los sacramentos son administrados correctamente”[2]. Hoy en día, la imagen de un mosaico, colorida, viva y variada; potente y compleja, pero paradójicamente simple, parece más apropiada para ilustrar una noción emergente de lo que es iglesia. La iglesia del futuro remplaza la “enseñanza” unilateral con el aprendizaje interactivo y el “administrar” los sacramentos con una experiencia participativa y comunitaria. El pluralismo y la diversidad ya no están relacionados a las doctrinas que demonizan sin embargo, ahora son plataformas fundamentales sobre la cual construimos una noción de iglesia pertinente, viva y profética; “ahora necesitamos apertura de espíritu y creatividad para evaluar las necesidades de generación contemporánea y las futuras, y planificar un método de preparación ministerial y organización que sea apropiado ”[3].

Read More